jueves, 8 de junio de 2017

Los viejos amigos - Sílvia Soler

Autora: Sílvia Soler
Editorial: Destino
Encuadernación: Rústica con solapas
Páginas: 288
Precio: 20,50 euros

Sílvia Soler i Guasch nació en Figueres (Girona). Está casada y tiene dos hijos. Ha trabajado en prensa, radio y televisión. Es autora de la novela 39 +1, la edad en la que una mujer sabe que el hombre de su vida es ella misma.

Cinco jóvenes creativos e inquietos, estudiantes de Bellas Artes, se conocen en un viaje a París que, aunque tan solo durará cuatro días, les marcará para siempre.
Lo recordaran el resto de sus vidas y será como un anclaje a los años de sus mayores anhelos. Marc, Mateu, Lídia, Ada y Santi entrelazan sus vidas y, a pesar de sus aparentes diferencias, parece que nada pueda romper lo que tienen en común y aquello que más valoran: su amistad.
Pero la vida sigue su curso, y sus caminos se irán separando de aquellos años de juventud en los que todo era puro instinto y ambición. La realidad, cruel y práctica, se impondrá sin miramientos, y también lo harán adversidades como la desgarradora separación de Marc y Lídia, que después de muchos años juntos romperán una relación que va mucho más allá de ellos dos, afectando profundamente al resto de amigos.

Este ha sido mi primer contacto con la autora y la verdad es que voy a tener que ponerme a leer sus otras novelas para seguir degustando su prosa porque me ha gustado mucho.

Como bien dice el título del libro, Los viejos amigos, está formado por un grupo de cinco jóvenes que conocieron el primer año de carrera de Bellas Artes en el que emprendieron un viaje a París para ver la exposición sobre Gauguin. Este fue el comienzo de una gran amistad para ellos porque un viaje de tan solo cuatro días pueden convertirse en algo más que cuatro días para un adolescente de 18 años. Lo que ellos no saben es que cada uno de ellos va  a ser un pilar fundamental para la vida de los otros.

Todos tienen un sueño en la vida tras haber comenzado esta carrera universitaria: ser artistas. Que todos ellos tengan ese sueño y ese objetivo en la vida, no quiere decir que todos lo alcancen. Este es un claro ejemplo de las bofetadas que nos puede llegar a dar la vida y destrozar nuestros sueños en un solo golpe. 

El libro está envuelto de diferentes situaciones de cada uno de los personajes en los que la vida avanza y lo que fue para ellos un sueño, se convierte en algo secundario. Los vínculos establecidos entre ellos, algún que otro amorío y alguna que otra preocupación harán que la amistad entre estos se tambalee por momentos. Pero lo que sí veremos cierto es que, aunque nos contradigamos, aunque hagamos algo que a los demás no les gusta o no lo lleguen a aceptar, los amigos están ahí para apoyarse siempre. 
"A veces hacemos preguntas que no desean una respuesta. Las hacemos porque no queda más remedio, porque tenemos que hacerlas, pero, mientras las verbalizamos, lo que en realidad desearíamos es echar a correr."

Quizás estemos ante un libro con una trama algo sencilla pero a medida que he ido leyendo el libro he ido descubriendo algunos de los sentimientos de los personajes ya que me venían a la cabeza algunos de los momentos que viví y sigo viviendo en el pueblo de mi padre donde veraneo cada año. Cómo al principio nada nos preocupa, nos ubicamos en un grupo donde las relaciones se van estrechando, donde el círculo cada vez se hace más cerrado y quebrantar esta línea por terceros se vuelve casi imposible. Y esto no es todo porque veremos también cómo el tiempo pasa y cada uno toma una dirección en su vida.

Los viejos amigos nos descubre una historia que podemos ver con nuestros propios ojos en la realidad, donde el valor de la amistad recorre un largo camino y el preservarla será una de las cosas mágicas de la vida. 
"A veces pensaba que quizá, en realidad, ya no éramos amigos, pero que estábamos sentimentalmente atados a aquella amistad que durante años nos había sostenido. Quizá ya no estuviéramos pendientes los unos de los otros, pero nos negábamos a dejar de vernos como un conjunto. Era como si, durante nuestra juventud, un artista fabuloso nos hubiera inmortalizado en un retrato de grupo y todos estuviéramos enamorados de esa pintura."

Agradecer a la editorial y a la agencia por el envío

6 comentarios:

  1. ¡Hola!

    Pues me llama mucho la atención, precisamente hace poco leí El baile de las luciérnagas que también iba de la amistad a lo largo de los años y de las cosas que la hacían peligrar, aunque en este caso entre dos chicas.
    Me lo apunto ;)

    ¡besos!

    ResponderEliminar
  2. No me importaría leerlo que no pinta mal esta historia, un beso

    ResponderEliminar
  3. A mi me gustó. Pero si no habías leído a la autora te recomiendo alguna de sus anteriores obras que me gustaron todavía más, como 'Un año y medio' o 'El verano que empieza'.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  4. No pinta mal esta historia. Si se pone en mi camino, me animo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado lo que nos cuentas. espero leerla pronto. Un abrazo

    ResponderEliminar